Essam El-Hadary es el jugador más veterano del Mundial, el portero de la selección egipcia, nació un año antes de la Copa del Mundo de Alemania 1974. Tenía 16 de años de edad cuando Egipto asistió a su más reciente Copa del Mundo, en Italia 1990.

El meta se convertirá en el jugador más viejo en jugar un Mundial, con 45 años defenderá la camiseta de Egipto y además con el gafete de capitán puesto. El arco es una figura en su selección, la afición le apoda “El Buffon africano” y fue clave para que levantaran la Copa Africana en los años 2006 y 2008.

Essam superará la marca impuesta en Brasil 2014 por Farid Mondragón, donde jugó con la selección colombiana con 43 años.

Deja un comentario